viernes, diciembre 08, 2006

LA PRUEBA DEL ....?



Una hermosa playa, las orillas de un rio, son el sitio donde comienza la fatídica prueba. La brisa sopla agradable, suave, refrescando con el aroma de flores silvestres. ¡Perfumada brisa!

Poco a poco la brisa deja de ser, y se presenta un impetuoso viento que sopla con furia cada vez más fuerte, más intensa. ¡Se desata un magnífico huracán! ¡Los árboles son arrancados de raíz! ¡Por los aires vuelan los animales, cosas, árboles y humanos que son víctimas del terrible huracán! Todos son lanzados a las más inimaginables alturas cual simples hojas desprendidas del tronco.

57.- La agitación, el sarandeo es terrible, no hay donde asirse..... Huracanados vientos nos arrastran sin compasión, y nos impulsan en un torbellino que hace perder toda noción de equilibrio.

58.- Los vientos cesan de imprevisto, toda conmoción desaparece, y se presenta una tranquilidad indecible. El cuerpo ya no se siente presa de los vientos, sino, pierde cada vez más y más altura... ...Allí abajo, se ven los cerros que se acercan más y más. ¡No hay de dónde asirse!... ¡No hay cómo detener la caída...! Pero, hay que hacer algo...

SERENIDAD... Ya falta poco ....
¿Pero? Sí,...casi al llegar violentamente al suelo... enfrentándose cara a cara con el triste destino....

Uno que ha pasado por la terrible prueba, es depositado con suavidad sobre el musgo

59.- Quienes pasan por esta terrible prueba, demuestran que están dispuestos a perder lo que más quiere, lo que más aman, con tal de avanzar en el ígneo sendero.

60.- Aquéllos que escarnios y tribulaciones de JOB, pasan libre y facilmente por esta singular prueba.

6l.- En cambio, aquellos que tienen mucho apego a las cosas materiales, a las riquezas, aquellos que temen a la pobreza y que piensan solo en sí mismos, aquellos que carecen de iniciativa y comodamente se apegan a las férulas y normas degeneradas, aquellos personajes egoístas y sin compasión, fracasan miserablemente... y ni bien comenzada la prueba, lanzan gritos de angustia y desesperación, fracasando así, y regresando al cuerpo físico sin recordar generalmente nada de


LA PRUEBA DE...?





Esta difícil prueba, puede ser vencida facilmente por quienes en las escuela de la vida, han aprendido a sacar el mejor partido posible de las peores adversidades.

64.- Son aquéllos que pese a las enfermedades, han logrado sanar a otros; son los que en la miseria dieron a otros el único pan que les quedaba; son los que se sacrificaron a sí mismo, en favor de los demás; los que consiguen salir victoriosos de las entrañas mismas de la tierra.

65.- El aspirante se siente atraído por la belleza de unas grutas, milenarias cuevas adornadas por pinturas extrañas y jeroglíficos indescifrables, invitan al inquieto investigador a penetrar más y
más en las profundidades cavernosas.

66.- Al fondo se escucha el canto de una caída de aguas que forman una bella cascada... de pronto: ¡La tierra tiembla y los peñascos caen de la argentífera bóvedad!

67.- Todo amenaza con aplastar al intrépido buscador. Los temblores son mayores, más fuertes y violentos que hacen perder el equilibrio y uno cae en tierra; las rocas amenazantes forman peñascos que ruedan hacia uno amenazando aplastarnos al menor descuido, difíciles de esquivar...
ágiles saltos de lince, muy apenas pueden evitar que pesadas moles de piedra y granito, nos golpeen con violencia, todo parece acabar; ya no hay forma de mantenerse en pie, todo es polvo que penetra en la garganta y la cierra... ¡No se puede respirar!

68.- La vista está nublada, apenas pueden verse las nubes de polvo, tierra, y las piedras que continuamente saltan en contra de uno.

69.- De pronto... con los contínuos temblores se desprende una enorme piedra de la peña milenaria, y en ellas se divisa una enorme abertura...! Correr a ella es la única manera de salvarse, se llega, un suspiro de alivio; pero, los temblores continúan y se acentúan, y ya no hay vía de salida posible, solo queda avanzar hacia lo desconocido por la pequeña gruta abierta en las paredes pétreas.

70.- Los pasos son torpes, la cueva es deamasiado irregular, los pedregones abundan en el obstruído sendero, siendo en extremo difícil el avanzar en él.

7l.- Una luz que dimana quien sabe de donde es lo único que alumbra... ¡El diámetro de la cueva va disminuyendo, ya no se puede estar erguido, hay que inclinarse más y más, y en esas condiciones ya no se puede seguir, hay que volver atrás; pero, ¡HORROR...!

72.- Las duras rocas cubren completamente el camino avanzado, no hay regreso, ni un paso atrás, sólo se puede seguir adelante.

73.- Golpear y arañar la dura roca no tiene sentido, ellas surgieron de la nada y cerraron el camino de atrás, conforme damos en difícil paso, más rocas avanzan también hacia adelante.

74.- De rodillas, arrastrándose, la piel desgarrada... y la gruta se cierra más y más, como un embudo, sólo queda arrastrarse, no hay para más, arrastrarse, seguir luchando, avanzar... ¡hasta el final..!

75.- Yá no hay más, se llegó al fin. El aspirante se halla atorado en el siniestro embudo de rocas y granito y metal, los brazos estirados hacia el estrecho orificio... la gruta ha hecho presa de él, como una tumba... ¡Es un momento crucial..!

76.- ¡Un esfuerzo más y parece que a los débiles intentos de las desgarradas carnes, de los dedos que horadan la tierra con los huesos descarnados, va cediendo la tierra. Hay que seguir cavando,
ya no hay uñas, solo dedos sangrantes... todo es muy doloroso y difícil, pero no hay más.... voler atrás es yá un imposible total, solo queda seguir adelante... adelante.... adelante.....

77.- Poco a poco los sangrantes dedos van ensanchando el pequeño boquete, uno va avanzando difícilmente por la estrecha tumba, al fin se abre una esperanza, y a se puede continuar el difícil trabajo de arrastrarse por la estrecha abertura, poco a poco, todo se va ampliando más, y al fin
uno puede ponerse de rodillas, ya hay un aliento de vida, de aire... se ensancha más y más el estrecho sendero y finalmente, uno yá está de pie.... desgarrado, sangrante, pero vivo.

78.- Al fondo se vé una gran luz, y caminando pesadamente el aspirante se dirige hacia ella, y ... ¡Sorpresa...!

79.- Las desgarradas carnes, la sangre mezcalada de tierra, los ojos cubiertos antes del polvo metálico
.....

1 comentario:

con alas para volar dijo...

Moshe el punto 80 al 84 donde se quedo?????????